Estamos empezando el segundo mes del año y una vez más siento que todo pasa cada vez más rápido. Hace unos días, como en broma, puse en mis redes la frase con la que abrí este post y me di cuenta que enero no ha sido exactamente lo que planeé para el 2018. Si algo he aprendido es que las cosas casi nunca pasan como las hemos planeado y que esto no es malo, al contrario, la vida puede sorprendernos de maneras muy lindas. Pero debemos dejar que lo haga.

Realmente creo que a veces tenemos muchas expectativas de cómo deberían suceder las cosas. De cómo debería ser “nuestra película”. De cómo queremos que sea nuestro mes, nuestro año, nuestros amigos, nuestras relaciones, nuestra familia y así y así. Pero qué pasa si dejamos que todo sea tal cual es? Qué pasa si dejamos de intentar cambiar al resto y empezamos por decidir qué mantenemos y qué no cerca a nosotros?

Soy la primera persona en incentivar que hay que soñar más. Que hay que escribir exactamente cómo queremos que sea nuestra vida e irnos a dormir con una sonrisa pensando en ello. Hay que moldear primero en nuestra cabeza lo que soñamos vivir, pero luego hay que soltarlo y empezar a hacerlo realidad. Vivir todo lo que ya es, disfrutar todo lo que estás construyendo. Dejar de quejarnos porque no nos gusta algo y empezar a actuar para que las cosas sean diferentes.

Si no te gusta una situación, entonces no la repitas. Si hay alguien tóxico en tu vida, entonces toma otro camino. Si te sientes en una rutina, entonces busca algo que te llene. Es difícil entender que todo lo que te pasa es responsabilidad tuya, sobre todo cuando hay cosas que no son tan bonitas. Pero esta es TU vida y es horrible sentir que estás atrapado en una que no es tuya.

Te quita paz no hallarte en las acciones que repites y esto te hace esperar siempre algo diferente y querer modificar todo el tiempo lo que está pasando, cuando el verdadero truco está en elegir que lo que te pase te haga bien. Porque solo eligiendo lo que quieres y lo que no, puedes disfrutarlo sin expectativas. Sin ansiedad por querer cambiar lo que no es.

Es hora de tomar todo ese poder que tienes. Sentirte bien aunque febrero no sea lo que vas a planear ahorita. Sentirte bien porque lo que sea que suceda, va a ser responsabilidad tuya y a partir de hoy, solo vas a rodearte de lo que te haga bien a ti. Es hora de entender que lo único que puedes controlar es lo que se queda y lo que se va. Es hora de empezar a tomar decisiones que, a largo plazo, te lleven a la vida que sueñas.

Es hora de ser la persona en la que quieres convertirte, una que se sienta orgullosa todas las mañanas del presente, sin juzgarse por el pasado y sin limitarse a la hora de soñar.

 

Redactora 11:11

Arantxa (@onceonceblog): Creadora de Once Once, soñadora y emprendedora a tiempo completo.

11:11

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial