El tiempo que jamás parece suficiente es uno de los grandes problemas que vivimos los emprendedores. No importa qué tan organizados estemos, la lista de pendientes parece nunca acabar y cualquier ratito libre que habíamos programado termina llenándose de más y más cosas por hacer.

Cuando recién empecé este loco estilo de vida, no me importaba amanecerme y ocupar cada segundo que tenía en mi sueño. Compartía mi agenda con estudios y trabajo de oficina y sabía que para sacar este proyecto adelante, el resto de tiempo libre debía ser 100% dedicado a mi emprendimiento.

Pero cuando ya empiezas a hacer solo a esto y tu hobby se vuelven tu trabajo, es momento de poner ciertos límites. No me malinterpreten, si me hubieran dicho hace tres años que iba a tener el ritmo que llevo ahora, hubiera aceptado. Vale la pena trabajar harto cuando te llena tanto, pero no podemos vivir solo de chamba.

Hay temporadas en las que tu #MarcaConAlma va a necesittarte más de lo normal, esto puede pasar por ser un mes alto de ventas o en un proceso de restructuración que te lleve a un crecimiento. Y está bien decidir aislarte del mundo por un tiempo, pero así como aceptas hacerlo, debes saber cuándo volver a tu ritmo habitual.

No todos los pendientes son urgentes y decidir tener un espacio para ti, no te hace un mal emprendedor. Necesitas inspiración, necesitas estar equilibrado, enfocado y tener presente en todo momento por qué empezaste esto. Eso definitivamente no se logra si te pierdes en el día a día.

Una de mis grandes motivaciones para renunciar a mi trabajo, y ser #EmprendedoraConAlma a tiempo completo, fue que no quería estar encerrada en cuatro paredes a la hora del sunset. Ahora que ya casi acaba el verano me di cuenta que los que he visto este año han sido muy pocos; y está bien, yo acepté que estos meses de tanto cambio iba a trabajar un poco más de lo habitual. Pero ahora que las cosas se andan calmando, me estoy forzando a tener momentos para descansar.

La intensidad del trabajo no va a bajar y ser tu propio jefe significa saber tomar la decisión de que hoy harás horas extra, pero mañana cerrarás el quiosco temprano. Recuerda no quitarle importancia a lo que verdaderamente importa, eso que para mí son los atardeceres, eso que te recuerda que estás creando tu vida soñada y que eso implica mucho más que solo trabajar.

Redactora 11:11

Arantxa (@onceonceblog): Creadora de Once Once, soñadora y emprendedora a tiempo completo.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial