Me mintieron, no voy a cumplir mis sueños.

En algún momento de mi vida alguien me dijo que era capaz de lograrlo todo y me lo creí. Que podía ser quien quisiera y que la determinación que tuviera para lograr mis sueños era suficiente. Que bastaba con querer algo, con luchar por ello y esforzarme para conseguirlo.

Ayer, 1 de junio, me di cuenta que me mintieron. Que nadie me contó que mis aspiraciones y metas podían quedar en un plano secundario solo por ser mujer. Que vivía en un país en el que podían quitarme la vida porque a alguien se le ocurrió que le pertenecía. Y que eso iba a ser tan normal, que la tragedia pasaría a ser solo parte una cifra.

Me tocó nacer en un mundo creado por y para los hombres y no tengo nada en contra de ellos, están en esto de manera aleatoria igual que yo. Pero sí me parece descabellado que hayan personas, del género que sea, que simplemente se adapten a lo que tocó. Estoy en contra de que nos digan qué hacer bajo una mirada machista. Que quieran ayudarnos con leyes que se crearon para un contexto que no piensa en nosotras. Porque no quieren ver desde nuestro punto de vista, porque el decir que sentimos alivio cada noche que cerramos la puerta de nuestras casas y pensamos “felizmente hoy no pasó nada” les parece exagerado.

Yo también comparto frases de empoderamiento femenino. Pero es realmente triste aceptar que no podré ser una “Girl Boss” mientras haya brecha salarial entre géneros o no me tomen en serio cuando digo que tengo una empresa. Que no es verdad que “mi estado de ánimo no depende de nadie” cuando evito ver noticieros porque me da impotencia la realidad de mi país. Que no puedo “amarme como soy” porque la publicidad constantemente me intenta convencer que mi meta debe ser conquistar a un hombre. Que si te “conviertes en tu propio héroe” te llaman feminazi, intensa o mandona. Que el “debes ser siempre tú misma” queda invalidado cuando me presionan por tener que llegar a cierta edad con un estado civil diferente o no me dejan decidir sobre mi cuerpo. Que “the future is female” no se volverá realidad si nos siguen matando.

Estoy segura que los que me dijeron que podía lograr lo que sea, lo hicieron con la mejor de las intenciones y que ahora es mi deber trabajar para que esto sea realidad. Aceptar que no van a preguntarme lo que siento, debo contarlo. Que no van a hacer leyes para mí, debo exigirlas. Que cuando los hombres abran los ojos y empiecen a ponerse en mi lugar, debo hacerlos entender que no quiero que me cuiden, quiero que luchen conmigo.

Porque cuando tenga hijas quiero decirles que pueden soñar en grande y ser quienes quieran ser, sin sentir que es una mentira. Sin tener que advertirles que esa frase viene con cláusulas y que deben aprenderse las reglas de un mundo que no está hecho para ellas. Porque si no juegan de esta manera perderán y si pierden solo serán parte una cifra más.

– Por EYVI por todas –

Redactora 11:11

Arantxa (@onceonceblog): Creadora de Once Once, soñadora y emprendedora a tiempo completo.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial