Guía para ser buena gente sin dejar de pensar en ti primero

¿Cuál es el límite entre cuidarme o poner a los demás primero?

Cada que vivo me doy cuenta de cosas, y sobre todo, lo que significa el salirte por completo de tu zona de confort para enfrentarte a la probabilidad que la vida te sorprenda más de lo normal, o de la manera en que necesitas.

Yo vivo así, avanzando y abriendo los ojos a oportunidades y probabilidades que van de acuerdo a lo que quiero lograr. Porque prefiero probar las cosas antes de decidir si son buenas para mí o no (aunque alguien me diga lo contrario).

Más allá de lo que pasó con mi vida a nivel experiencia laboral este mes y las personas que se me cruzaron en el camino, me di cuenta que establecer límites es sano. Y cuando digo que “me di cuenta” me refiero a que prácticamente la vida me dijo a gritos. Porque como dicen “La vida/dios/universo (como lo veas) te dice en qué debes mejorar, primero te lo muestra, y si no
le haces caso suficiente, pues te lo grita” Es inevitable, cuando hay un mensaje que aprender, está ahí hasta que lo aprendas.

Pero bueno, ¿a qué me refiero con establecer límites? Enumeraré algunos ejemplos para que me comprendas y veas si tú también necesitas trabajar en eso para cuidarte un poquito más:

1. Comprender que no todos tenemos el mismo nivel de tolerancia: Primero ten la libertad de establecer tu propio límite en cuanto a relaciones generales: tus amigos, pareja, jefes, compañeros de trabajo, el señor de la tienda, con todos. Pero siempre teniendo en cuenta que a pesar de ser tolerante y querer dar lo mejor de ti con todos, no significa que no puedas reaccionar y hacerte respetar. Sobre todo, si sabes que estás en todo tu derecho y te callas por querer evitar conflicto o perder tu imagen de zen buena gente. Si algo he aprendido y haré es decir lo que pienso en el momento que lo pienso, porque en serio, si no estableces límites, no le muestras a la otra persona hasta dónde puede llegar contigo.

2. Tienes todo el derecho a tener una relación recíproca: Esto te lo dice tu voz interior, me queda clarísimo que el límite está entre tu bondad y el dolor que te genera. Si ya duele, si molesta, si sabes que no te hace sentir bien, entonces levanta la mano y habla. Las relaciones que tienes se pueden arreglar por el simple hecho de comunicar a la otra persona que hay cosas que te molestan. Claro, dilo de una manera comprensible y sin ofender, la idea es que la situación se resuelva, no que te lleves la molestia para ti, porque recuerda: quién te molesta, te domina.

3. Respeta tus tiempos y los demás los respetarán: En esto me refiero a tiempos de aprendizaje, tiempos de desarrollo de tus capacidades, tiempos en los que sabes queestás dando lo mejor de ti, pero tienes tu propio ritmo. En este sentido, no tienes por qué cumplir a detalle con las expectativas del resto, si es que alguien pone la presiónen ti que deberías de ser de cierta manera, y, sin embargo, no es por donde tú quieras crecer o ir, no cambies por ella. Es muy importante que el límite lo coloques en tu autenticidad. Aceptarte tal como eres, en el tiempo que estás y en el ahora, también te permitirá darte cuenta si donde has elegido estar, es o no es para ti.

4. Y algo muy importante, no tengas miedo a decir que NO: Si tu corazón, intuición, como le llames, te está diciendo que las cosas están un poco extrañas, que no te calza una situación y que te hace pensarla demasiado y no por un lado positivo, entonces di que NO. Es que nadie más va a saber exactamente lo que quieres más que tú, y aunque lo compartas con tus amigos que tanto te quieren cuidar, la decisión y responsabilidad de elegir está en ti. Deja que esa fuerza interior te impulse a ser honesto contigo mismo, así podrás salir de la situación y saber que en este momento es lo mejor que pudiste decidir para ti, sin tomarlo personal, sin presionarte, sin decir que fuiste insuficiente. Claro que lo fuiste, fuiste lo suficientemente valiente para elegir cuidarte por encima de todo.

Porque si tú no eres el primero que se trata bien y se cuida, ¿entonces quién?

Redactora 11:11

Fiorella Lertora (@fiolertora): Comunicadora, estudiante de terapias alternativas, viajera por dentro y por fuera.

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial