Ser emprendedor es un mundo con sus propias reglas, sus propios sentimientos y sus propios desafíos. Estamos acostumbrados a muchas cosas, que eventualmente tenemos que reprogramar cuando decidimos ser parte de este grupo de locos. De las cosas que yo tuve que aprender, fue a perderle el miedo a decir “no sé”.

Por alguna razón, en mi cabeza, admitir que no sabía algo era casi como una muestra de debilidad. Tal vez tenga que ver con la competitiva vida en la que crecemos y en la que tenemos que saber todo, porque la gente espera que sepamos todo.

Creo que cada uno puede llegar a se especializado en un tema e incluso ser considerado experto, pero esto no quiere decir que no tengamos nada más que aprender en ese rubro o en cualquier otro. Sobre todo en el mundo del emprendimiento en el que nosotros tenemos que hacer todo y seamos honestos, es bastante difícil que sepamos hacerlo todo.

Porque no se trata sólo de desarrollar tu producto o servicio. También tienes que venderlo, muchas veces ser la imagen de tu marca, crear estrategias de marketing, comercialización, llevar la contabilidad, los temas legales, la administración, ser jefe y también el área de recursos humanos.

Si siendo parte del mundo corporativo es importante aprender a pedir ayuda cuando no tienes idea de algo, al ser parte del mundo del emprendimiento, con más razón. Porque muchas cosas recaen sobre ti y finalmente son tu responsabilidad. Creo que tenemos que sacarnos el chip de mostrarnos “perfectitos” y admitir que no podemos con todo solos.

Pedir ayuda es estar dispuesto a aprender y un signo de interés (e incluso amor) por tu #MarcaConAlma. Rodéate de personas que sepan mil cosas más que tú. Ser el jefe no significa tener que saberlo todo, sino saber elegir a las personas adecuadas para que te guíen en este camino.

De las frases más bonitas que he escuchado fue una clienta que una vez me dijo “nunca había dicho tantos no sé como desde que soy emprendedora y me encanta, significa que aún tengo mucho que aprender”. Y qué lindo verlo de esta manera, después de todo, nosotros hemos decidido ir por el camino de nuestros sueños y este está lleno de incertidumbre, pero también de emoción.

Perdamos el miedo a no saber y empecemos a verlo con optimismo. Tengámonos harta paciencia en este proceso y sobre todo, sepamos pedir ayuda en el momento indicado, no solo a la hora que sea necesario apagar un incendio.Que desde hoy una de tus frases favoritas sea: ¡no sé hacer esto y a mucha honra!

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial