Me dieron este tema y pensé. ¿Cómo redacto esto? ¿Pongo imágenes en paralelo de expectativa realidad para que vean mi pijama y mis amanecidas y mis dormidas hasta tarde en vez de la imagen de mujer emprendedora bien vestida que asiste a reuniones a tiempo?

Y es que, en realidad cada cosa que puedo compartirles, parte del hecho de haberlo vivido, experimentado, sentido, vibrado y etcéteras que terminan en “ado” y aún en “endo”, porque lo estoy viviendo hoy por hoy, construyendo mi marca 24/7.

Lo bueno, bonito y barato, es que mi capacidad de saber más sobre el ser humano me ha llevado a preguntar a varios emprendedores, que están siguiendo una ruta que está alineada a los deseos de su corazón, qué es eso que hace que sigan intentando, y hasta qué factor es ese que les dio la vida para descubrir en qué ámbito de la vida o rubro querían emprender.

Así que a continuación les daré algunas realidades vividas y vistas en personas emprendedoras a mi alrededor, en los inicios, cuando tu referencia no es más que películas, libros y por ahí algunas personas a tu alrededor que ya han podido construir aquello que tú también buscas.

Expectativa 1: Lo más difícil de emprender es tener la idea, trabajarla y al fin lanzarla al mercado.
Realidad:
¡Neh! Mantener un crecimiento estable, teniendo una perspectiva, enfoque y motivación suficiente para poder persistir y seguir construyendo nuestros sueños, es un trabajo del día a día. Hay días fáciles, días difíciles, y realmente, encontrar qué hacer y lanzarlo, al final se convierte en una de las cosas más simples. Lo que toma más trabajo, es sostenerlo en el tiempo, y continuar fuertes con nuestra idea, y así como un bebé, ver cómo se va desarrollando. Porque darlo a luz no es lo que toma más trabajo, hacerlo crecer es en lo que tendrás que invertir tu energía, contactos, trabajo, vida, tiempo, etc.

Expectativa 2: El crecimiento es lineal, una vez que tenga mi primer cliente, ya con eso es suficiente porque va a seguir avanzando solo.
Realidad: Bueno, qué te digo con esto. Celebrar paso a paso es esencial, ese primer cliente o primera venta necesita ser celebrada, pero el proceso de crecimiento es así, de a pocos, como un laberinto o como un camino de trekking por Machu Picchu. Es que, en realidad, cada uno tiene un proceso único, pero lo que podemos tener en común, es que será uno lleno de aprendizajes importantes, por lo que el camino incluirá pausas, descansos y mil veces de volver a enrutar y hasta volver a comenzar. Y, ¡está bien! Si fuera demasiado fácil, sería aburrido. Y todos ya lo estarían haciendo.

Expectativa 3: Conforme crezca mi negocio, yo voy a crecer como persona.
Realidad:
Sí y no. Tu negocio te hará pasar por situaciones, emociones, miedos, de todo. Y estos van de la mano con el aprendizaje de crecer como persona. Ahora puede ser que tu negocio te enseñe porque necesitarás ponerte a la par de su crecimiento para que siga funcionando, o, lo que te recomiendo, es que tu crecimiento personal (el cual puedes trabajar con un coach, terapeuta, libros, webinars, podcasts, videos, documentales, etc.) tenga como resultado una mejor actitud y ganas de crear nuevas estrategias, actitudes y resultados positivos para tu negocio. Así que, ¡a estudiar y prepararnos de adentro hacia afuera!

Expectativa 4: Todos mis amigos y familia me van a apoyar en este proceso, porque tengo muchos contactos y siempre los he ayudado, por lo que ellos me ayudarán.
Realidad: Necesitarás salir de tu zona de confort para a veces pedir apoyo a tus amigos. Verás que algunos no compartirán tu visión y otros sí. Pero lo más importante, es que no pongas tu valor ni tu idea en manos de lo que piensen los demás. Es algo tuyo, tú decides. Así que mantente enfocada siempre en tu “por qué” y “para qué”, y que vengan los que tengan que venir. Verás que, con el tiempo, personas que están alineadas a tu forma de pensar aparecerán en tu vida en modo de socios, socios temporales, colegas, colaboradores y hasta por qué no, competencia, la cual con tus conocimientos y desarrollo personal podrás convertir en futuras alianzas ;).

Expectativa 5: Voy a poder controlar todo el proceso y cumplir la proyección que puse al pie de la letra.
Realidad:
Esta expectativa es para decirte que en verdad lo mejor es no tener expectativas, ¿qué, qué? Eso mismo. No expectativas, sino metas y objetivos claros y medibles. Los cuales te servirán como rumbo para ver hacia dónde te diriges.
Ahora ojo con eso, procura ser flexible. Ahora que eres tu propio jefe, mantén la mente y opciones abiertas al cambio. Y recuerda, que en cualquier cosa o proceso que hagas, puedas disfrutar, aprender y crecer como negocio y en especial, como persona.

El camino hacia el triunfo puede describirse así: saber a dónde quiere uno ir, emprender la acción, ver qué resultados obtiene y mostrarse flexible para cambiar, hasta alcanzar el éxito”. Anthony Robbins

 

Redactora 11:11

Fiorella Lertora (@fiolertora): Comunicadora, estudiante de terapias alternativas, viajera por dentro y por fuera.

Si necesitas ayuda para trabajar tus pensamientos, sentirte más seguro, escuchar tu intuición o quieres saber cómo comenzar. ¡Agendemos una asesoría online!
Encuéntrame en:

IG: @fiolertora
Fb: /SanarteEsUnArte  
www.fiolertora.com
+34 63361188

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial