3 diferencias entre manejar tus redes sociales personales y las de tu marca

Foto de Claudia Cornejo

Todos tenemos redes sociales y estoy segura que todos, en mayor o menor medida, las usábamos antes de decidir abrir una marca. Así que al ver tantas aparecer en nuestro feed de instagram o facebook, en algún momento dijimos ¿qué tan difícil puede ser?

Esa fue exactamente la frase que pasó por mi cabeza la primera vez que acepté un trabajo relacionado al mundo digital. Recuerdo que había huido a un viaje de casi dos meses y conforme la fecha de retorno se acercaba, yo solo empezaba a preocuparme por qué rayos iba a hacer una vez que regresara a Lima. Así que acepté la primera oportunidad que tuve en frente: Community Manager. Yo usaba Facebook, usaba Instagram. ¿Qué tan diferente podía ser a lo que hacía a diario en mis cuentas personales? La respuesta fue MUY DIFERENTE; así, con mayúsculas.

Una marca a diferencia de las personas, tiene objetivos relacionados a su modelo de negocio. Las redes sociales son un medio para cumplir estas metas, pero esto solo se puede lograr si tenemos una estrategia detrás. Una ruta que con constancia nos acercará o alejará a lo que queremos lograr.

Entonces, ¿cuáles son las principales diferencias entre manejar tu redes sociales personales y las de tu marca?

  1. Tú no deberías tener “Branding”, tu marca sí.

Así tu marca lleve tu nombre, para mí es demasiado importante entender que son dos cosas separadas. Que los seres humanos no deberíamos tener Branding. No deberíamos estar “alineados”, tenemos el derecho y la libertad de cambiar de gustos y lo que somos cuantas veces queramos y sin ninguna estrategia de por medio. Deberíamos vivir sin preocuparnos sobre qué piensan los demás de nosotros. Una marca, claramente, hace todo lo contrario.

  1. Frecuencia y planificación de contenido

Al menos que quieras ganar un concurso de popularidad entre tus amigos o demostrar algo, uno normalmente no tiene horarios para postear en sus redes sociales y lo hace cuando le provoca hacerlo. Tampoco planificas qué foto subirás en dos semanas o escribes el guión del video que grabarás mañana. Una marca debe tener contenido nuevo siempre, debe planificarse y ser constante con la frecuencia propuesta en su estrategia digital, esa es la única manera de medir los resultados y el impacto sobre sus seguidores.

  1. Mix de contenido

Todos tenemos esa amiga que sube muchos selfies, demasiados selfies, selfies todos los días. Pero, ¿saben qué? Está bien, si quiere puede hacerlo. Así se comporta un usuario regular de redes sociales, compartiendo lo que se le de la gana, porque lo peor que puede pasar es que sus contactos la dejen de seguir. Ese “lo peor que puede pasar” cambia totalmente de significado cuando eres una marca. Que a tus seguidores les fastidie el contenido que estás creando, es un claro indicador de que algo estás haciendo mal. Es por esta razón que dentro de nuestra estrategia se plantea un mix de contenido. Una fórmula que creamos para que las personas no nos encuentren repetitivos y no se aburran de nosotros como marca.

Los Community Managers hacen más que “mantener activas” las redes sociales de una marca, tienen un proceso y una estrategia detrás. Y si bien todos podemos aprender a serlo, es importante que nos preparemos. Si es un tormento diario pensar qué subir en tus plataformas, lo más probable es que aún no tengas clara tu estrategia de contenido y estés manejando tus redes sociales como si fueran tus cuentas personales y, por lo tanto, no estés aprovechando todo el potencial que tu marca puede tener en el mundo digital.

 

Deja un comentario

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial